Call Us: (787) 318 - 6057
Artículos Recientes del Usuario
Archivo del Blog

El poder de la Sonrisa

isaiah
Creado por: isaiah
Fecha: 09/02/2016
Vistas: 76

 El poder de la Sonrisa

Mente y cuerpo se afectan mutuamente. Cuando deseamos lograr un cambio de aptitud o conducta, la manera de lograrlo de forma inmediata es transformando la creencia limitante en nuestra mente. No obstante, hay ocasiones en que la mente está tan sobrecargada por pensamientos y estímulos negativos de nuestro alrededor, que el proceso para transformar esa creencia tiende a ser uno complejo.

 

Otra alternativa es activar un estímulo físico (proveniente de nuestro cuerpo) a nuestra mente para lograr esa transformación en creencia. Un excelente ejemplo es cuando emitimos una sonrisa; todo el movimiento muscular que se requiere en nuestro rostro produce una señal al cerebro, de la misma manera que cuando estamos alegres por algo, nuestro cerebro emite una señal a los músculos de nuestro rostro para que uno sonría. Por lo tanto, cuando sonreímos sin haber recibido la señal del cerebro, simplemente estamos forzando la señal desde el cuerpo hacia la mente y esta la recibe, ya que tiene la capacidad tanto de transmitir como de recibir. Por ende, la mente estará recibiendo una señal de alegría y tranquilidad.

 

Una manera de probar este ejercicio es de la manera siguiente:

1.       Obsérvese en un espejo y emita su mejor sonrisa

2.       Practica su sonrisa varias veces y disfrute lo bien que usted se ve

3.       Ahora, manteniendo esa bella sonrisa, trate de sentirse triste (mentalmente) – pero mantenga su sonrisa al mismo tiempo que trata de sentirse triste

¿Cómo le fue?, ¿Qué sucedió?, ¿Logro ponerse triste?

Demasiado complejo la incongruencia entre lo que mi cuerpo le dice a mi mente y lo que mi mente trata de pensar.

 

Ahora, si la sonrisa tiene tal efecto en uno mismo, ¿se imagina usted el efecto que tiene en los demás?

La sonrisa es como una llave maestra que abre todo tipo de puertas, puede funcionar como una varita mágica, siempre y cuando se haga de manera sincera conectándonos con nuestro alrededor. La sonrisa también envía una señal a la otra persona indicándole que todo está bien; la otra persona lo recibe y se también se siente bien. Es probable que otra persona no te devuelva una sonrisa de inmediato, sin embargo, si nos mantenemos sonriendo, tarde o temprano se le va a contagiar. Esto es poderoso, ayuda a crear afinidad y lograr acuerdos.

 

Mantengamos esa sonrisa siempre dibujada en nosotros para el bienestar de los que nos rodean y el

nuestro propio.

 

Isaiah Cortes, NC